viernes, 29 de octubre de 2010

Galletas de Earl Grey y chocolate

Ésta es una receta que encontré una vez hace tiempo y luego la he visto en varias versiones, pero ésta es la que más me gusta. Soy amante del té, y sobre todo del Earl Grey. Y es un ingrediente fantástico para cocinar, aunque a veces puede resultar extraño para quien no esté acostumbrado, así que estas galletas llevarán Earl Grey y chocolate, para darles un sabor más al gusto de todos ;) Personalmente, las devoro a puñados, tengo un vicio con ellas que no me lo aguantoooooo. Y es que para mí, que no soy de dulces empalagosos, estas galletas son perfectas para desayunar. Y claro ¡son mi perdición!

Ingredientes:
Para las galletas:
- 250 gr. de azúcar moreno (con azúcar blanco también vale, aunque el azúcar moreno les da un toque especial)
- 270 gr. de margarina
- 2 huevos
- 4 cucharadas soperas de hojas de té Earl Grey
- 400 gr. de harina
- 100 gr de chocolate negro troceado (o podéis comprar chips ya preparados)

Para el glaseado real:
-200 gr. de azúcar glacé
-1 cucharada de infusión de té Earl Grey

Bien, como en toda masa para galletas es un proceso de ir añadiendo ingredientes ^^. Tomaremos un bol grande y mezclaremos la margarina con el azúcar moreno hasta que la mezcla quede cremosa. Si en vez de margarina usáis mantequilla aseguraos de que está a temperatura ambiente para poder trabajarla bien.



Después añadid los dos huevos enteros y el Earl Grey. Vuestra masa adquirirá un divertido estampado moteado de negro :) Sí, se ve rarito, pero es que el toque que le da es divinoooooo.


A continuación id incorporando poco a poco la harina. Podéis tamizarla si queréis una masa menos grumosa, pero esta masa tendrá igualmente una consistencia de engrudo así que lo dejo a vuestra elección (yo es que lo tamizo todo por inercia lalalala).


Y ahora añadiremos el chocolate. Nosotras hemos usado chocolate negro para fundir cortado en trozos desiguales, queda bien en las galletas encontrar pedazos enormes de chocolate de forma más aleatoria, como en las cookies tradicionales. Sin embargo, para aseguraros trozos más uniformes y mejor repartidos podéis comprar chips de chocolate ya hechos, os facilitará el trabajo.


Bien, seguramente ahora tenéis una masa bastante espesa pero imposible de amasar. Tranquilos que es normal ^^. Y mejor aún, porque no queremos galletas iguales que se corten con corta pastas. Con la ayuda de una cuchara, haced bolas de masa sobre la bandeja de horno forrada con papel sulfurizado. Echad una buena cucharada rebosante, si queréis galletas grandotas y jugosas. El hecho de que no extendáis la masa sino que hagáis bolas hará que las galletas sean gorditas y tiernas por el centro. Tranquis, las bolas se extenderán en el horno ;)

Hornead en el horno precalentado a 180º durante 15-20 minutos (si vuestras bolas son peques porque queréis galletas pequeñas, vigiladlo y hornead sólo 12-15 minutos) cuando las galletas estén doradas muy ligeramente, y con muy ligeramente me refiero a que apenas se estén volviendo tostados los piquitos de la masa, podéis sacarlas. Si aparecen muy tostadas luego estarán demasiado duras. De nuevo, como no nos cansaremos de repetir, el nivel de cocción y tueste de las galletas dependerá mucho del horno que uséis, así que probad, pinchadlas con un palitoy comprobad que no están crudas, ya le iréis cogiendo el punto a la receta ^^

Bien, mientras las galletas están enfriándose podéis aprovechar para hacer el royal icing o glaseado real, si queréis darle a las galletas un toque dulce y decorativo. Este glaseado se hace tradicionalmente con clara de huevo, zumo de limón y azúcar glacé, pero siguiendo el espíritu de la receta usaremos solamente una cucharada de infusión de té Earl Grey y azúcar glacé, método que a mí me encanta y que hace que el icing tenga un sabor especial. En un cuenco id añadiendo poco a poco el azúcar al té, hasta formar una crema más o menos espesa. No hace falta que sea una glasa muy muy espesa porque no vamos a usar manga pastelera para decorar, sólo vamos a guarrearlas un poco XD Reservadla y, cuando las galletas estén frías, decoradlas con ella. Tarda un tiempo en cristalizar, por lo que no amontonéis las galletas y dejad que se endurezca el glaseado.


Ya está, galletas de té y chocolate, deliciosas, nos hemos hecho adictas a ellas para tomarlas a la hora del té ¡una pena que tengamos que meternos en la cocina cada vez que se nos antojen! Je je.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Ummm... que buena pinta tienen!!! gracias por compartir!!!

    ResponderEliminar